Hellfest 2022 Parte 1: Beyond this World

Confirmamos que la espera mereció la pena con creces

Seguimos en la locura, vuelta al escenario vecino. Si digo que puedo ver a Alcest siempre y en cada una de las oportunidades que se me presenten, os aseguro que no os engaño. Hicieron un repaso de sus anteriores discos y tocaron prácticamente entero el “Spiritual Instinct”, el último álbum hasta la fecha. Este es uno de esos conciertos en los que puedes estar rodeada de cientos de personas, que lo único que necesitas es cerrar los ojos y dejarte llevar, de repente sientes como si no hubiera nadie más y solo estuvieran cantando para ti. Y sin saber cómo te sientes en paz y con una sonrisa enorme dibujada. Si no conoces a esta banda, búscalos y ponte alguno de sus temas, te enamorarán.

Se acerca la recta final y el primero de las tres bandas que nos quedan para finalizar esta carrera de locos y descansar los pocos días intermedios antes del segundo asalto son Killing Joke, Sick of it All y Watain. Mirando la programación general pude observar que Killing Joke tocaba también el segundo finde en uno de los main, pero a mi juicio, y viendo el resto de bandas que nos esperaban para ese entonces, verlo en la carpa del Valley me pareció la mejor opción y a día de hoy no me arrepiento. La voz rota de su vocalista, la manera en la que parece que la música les poseía, lo convirtió en un concierto divertido y  potente y, cuando me quise dar cuenta, los 45 minutos ya habían pasado sin haberme dado cuenta y con la certeza de que podía haberme quedado otros tantos. Es curioso porque es una de esas bandas que cuando las escuchas en tu reproductor, pasan sin pena ni gloria, por lo menos en mi caso. Pero cuando los ves en directo no te dan las cuentas de lo sorprendente que fue. Amigxs, por eso digo siempre que a no ser que sea una banda que sepas a ciencia cierta que no te va, bien porque no te gusta absolutamente nada ese estilo o porque ya los viste y sabes que no va a pasar, siempre dadles una oportunidad a los grupos en directo, más de uno os puede sorprender.

Quedan los últimos de esta última velada, y como había pasado unas horas antes, nos toca volver a dividirnos ya que vuelven los solapes. Realmente los tres últimos encargados del cierre merecían la pena. Running Wild en el Mainstage 2 también era apetitoso, pero éramos solo dos y teníamos las elecciones muy claras.

Mi compañera se fue a ver a Watain, veteranos del black metal, los cuales tienen acostumbrados a sus fans a su temática satánica y sangrienta, con el contraste entre el fuego y la oscuridad siendo los protagonistas de esta ceremonia. Para aquellos que estén familiarizados con su música, saben la intensidad con la que enganchan al espectador, el shock de la puesta en escena, y la agresividad de la banda ya que son característicos de Watain. Sin lugar a duda fue una buena manera de cerrar el primer fin de semana en el festival del infierno, que con una banda que parece sacada de las entrañas de Satán mismo, mientras que yo me tiré de cabeza al pit de Sick of it All, hardcore en estado puro, “New York hardcore 100%” de las bandas predilectas de los fans de este estilo, un referente sin lugar a duda. Fans entregados hasta la médula y la certeza de que esta es una de esas bandas que se disfrutan más en sala, dónde el contacto entre los que están en el escenario y el público es real es lo que mejor define este último slot. Cargada de adrenalina hasta las trancas fue mi manera de cerrar este primer finde. Y bien que me vino toda esta energía para la batalla de conseguir taxi que nos esperaba a la salida. 

Como resumen fue una vuelta celebrada y esperada. Un primer fin de semana de reencuentros, de sonrisas, de gritos de alegría, de conocer a gente nueva con el mismo sentimiento de “por fin estamos de vuelta”, con la diferencia de que el domingo, se podían seguir viendo caras de alegría al saber que esto aún no se había acabado, que quedaban otros cuatro días y que entre medias había alguna que otra sorpresa…