CRÓNICA: EARTHLESS + MAIDAVALE + THE BLACK WIZARDS

Hard Club, Oporto - 15 de Mayo

A veces las piezas deciden encajar solas y pasan cosas maravillosas, y este es un claro ejemplo. En cuanto supimos que teníamos la oportunidad de poder cubrir este evento, no lo dudamos dos veces, desplazarnos a Portugal es como «jugar en casa» y esta vez no fue para nada una extepción. Una antesala perfecta para lo que SonicBlast Festival nos tiene preparado para el próximo Agosto. No habíamos estado nunca en la sala Hard Club, así que no sabíamos muy bien qué nos encontraríamos acústicamente hablando, ya que el edificio antiguamente era un mercado que ahora está restaurado en sala de conciertos, exposiciones y un gran local para comer en la parte superior. Pero la sorpresa fue sin duda muy grata. Un sonido y una acústica impoluta y una disposición de la mesa de sonido y barra de bebidas óptima para aprovechar el espacio.

The Black Wizards fueron los primeros en encender el escenario. Su sonido pesado y ochentero, mas el hecho de estar en casa ayudaron a que quedarse estático no fuera una opción. La vocalista y guitarrista Joana Brito tiene una potencia que deja sin palabras a aquellos que no la conozcan. Un directo muy cargado en el que tocaron temas de su nuevo album «Reflections», el cual os recomendamos que le peguéis una escuchada. Nosotros repetiremos cuando se suban al escenario de esta edición del SonicBlast tan especial.

Las siguientes en tocar fueron MaidaVale. Esta banda íntegramente femenina envuelve de psicodelia el ambiente en el mismo momento que hacen acto de presencia. Vamos a hacer un pequeño impasse para reseñar lo que nos alegra ver tanta artista femenina en este tipo de eventos y sin duda esperamos que poco a poco sea mas habitual disfrutar de chicas dándolo todo en el escenario y que deje de ser simplemente algo anecdótico. Volviendo al concierto, esta banda venida de Suecia, tocaron ocho temas en los que la vocalista Matilda Roth nos hipnotizó con sus movimientos tal cual como si estuviera en trance, y sorprendiéndonos a la vez con todo su despliegue de instrumentos, desde la guitarra, a las maracas, pasando por el teclado a un tipo de pandereta. También quedamos gratamente sorprendidos por la técnica de Sofia Ström a la guitarra, la cual parecía una extensión de su brazo. Su rock psicodélico es la antesala perfecta del plato fuerte y del que cualquiera que pudiera disfrutar de la gira que estas dos últimas bandas se han marcado, estarán completamente deacuerdo de que fue todo un gusto auditivo.

Y ya como os veníamos adelantando hace un momento, es el turno final de Earthless, los cuales venían presentando su último LP «Night Parade of One Hundred Demons». Una delicia. La guinda perfecta para una noche muy especial en el centro del casco antiguo de Oporto. Los californianos no decepcionaron e hicieron lo que mejor saben hacer, trasladarnos al desierto, hasta el punto de cerrar los ojos y llegar a sentir ese calor rodeándonos. Mi compañera, cámara en mano pegada al escenario me cuenta que sacarle fotos a Isaiah Mitchell fue un gustazo, podías sentir cada nota que tocaba como si la tocara desde dentro. Earthless es una de esas bandas que puedes escuchar en bucle y nunca te cansarías de oírlas. Fueron unas casi cuatro horas de buena música que se sintieron como si no llegara a la hora. Las pausas para los cambios de bandas fueron muy ágiles y en ningun momento se hicieron pesadas, no hubo «momentos muertos», pero si se pudo apreciar como se multiplicó la cantidad de asistentes cuando Earthless empezó a tocar sus primeros acordes y no fue para menos, tras todo este tiempo de silencio, había muchas ganas de escuchar buena música en directo. Una experiencia especial en una ciudad muy especial. Como siempre, nuestros vecinos portugueses nunca defraudan.

Os recomendamos que para ver las increíbles fotografías en la mejor calidad posible hagáis click derecho y abrir en una pestaña nueva.


Crónica: A.C.
Fotografías: Cristina Caridad