BORKNAGAR abre las puertas de su reino

El fundador de la banda, Øystein G. Brun, nos contagia su amor por la música respondiendo a todas nuestras preguntas en una videollamada muy interesante.

Formados en 1995, la mítica formación noruega nace con la idea de explorar las bases del black metal más tradicional, en una época y escena donde la brutalidad encontraba su pequeño paraíso en el norte. Sus viajes capitaneados por la siempre presente melodía nos transportan a dinstintos mundos, algunos dominados por la naturaleza y la búsqueda del mundo espiritual; otros al cosmos rodeados de la nada absoluta donde la ciencia juega un papel realmente importante. Una banda única a la que ponerle una etiqueta sería una mala broma. Sonidos vikingos unidos a las místicas voces folk y el black metal siempre presente con sus rugidos, unen fuerzas con los elementos progresivos venidos del mismísimo espacio aportando diversidad musical a cada uno de sus producciones. Las raíces nunca dejan de estar presentes y eso lo demuestran en su último trabajo «True North». Øystein es una brillante luz que nos muestra el camino desde su debut «Borknagar» hasta la época actual.

Lo primero es agradecerte cedernos parte de tu tiempo para responder nuestras preguntas. ¿Cuáles fueron algunas de tus inspiraciones cuando comenzaste con este proyecto Borknagar?

En ese momento de mi vida, finales de los años 80, era muy fan de la escena del thrash metal como casi todo el mundo, Metallica y Slayer. También de la escena del death metal en Florida, que estaba empezando a hacerse popular en Noruega. Creo recordar que mi primer concierto fue sobre 1991 en Oslo, viajando con 17 años sin compañía para ir a ver a Obituary, Napalm Death y Dismembered. Me crié con un padre, que era un viejo hippie, rodeado de vinilos de rock clásico, acid rock y progresivo, Deep Purple o Black Sabbath; también grupos más oscuros, algo más folk, prog rock… ese tipo de musica. De una manera u otra eses estilos siempre me acompañan desde el primer día. Recuerdo tener presente desde el principio «Dark Side of the Moon» de Pink Floyd. A medida que fui creciendo y madurando, mis gustos en general se ampliaron a la par que los musicales. Recuerdo estar tirado en el suelo de mi habitación con una almohada envuelto en la música clásica. Esa fue una buena temporada de mi juventud y la tengo muy presente. Tengo un gusto muy ecléctico y con que sea buena música ya no necesito más.

Cuando formé la banda quería crear algo más sólido. Me gustaba el thrash y el death metal pero también recuerdo, cuando llegó el momento de empezar, que salió el álbum «Hammerheart» de Bathory. Ese disco hizo algo al metal y a la música folk que realmente me influyó. Tocar rock & roll en una guitarra Gibson y a la vez tener una atmósfera folk con la sensación de estar en la cima de una montaña, eso realmente despertó mi interés y me dije que eso era algo que de verdad quería hacer, explorar las maravillas de la música de una manera más creativa.

El primer grupo en el que toqué de death metal (Molested) era bastante brutal. Teníamos mucha disciplina porque realmente queríamos crear algo y éramos muy serios con eso. Cuando teníamos 18/19 años algunos de los miembros tuvieron que ir a hacer servicio militar, otros querían continuar sus estudios y yo estaba cansado de tocar siempre death metal. Me encanta ese periodo de mi vida pero necesitaba algo más atmosférico y más melódico porque siempre dominaba mi música de una manera u otra. Supongo que me marcaron muchas cosas diferentes, muchas inspiraciones y bandas; la vida es complicada pero me hizo crear algo más personal, un tipo de burbuja musical, algo que fuera completamente diferente del resto, no quería conformarme con un estilo en particular. Mi padre era un librepensador y me habló sobre muchos libros cuando era niño, de filósofos, uno de ellos el noruego Arne Næss, muy famoso; que tenía una teoría sobre una ecología de «deep ecology», una mentalidad de formar parte de la naturaleza, la unión del ser humano con ella. Es una manera diferente de ver el mundo y esa mentalidad también influyó. Por supuesto tengo limitaciones, una guitarra es simplemente una guitarra, aunque intento crear algo diferente con lo que tengo. No estoy seguro de que me haya salido bien del todo pero al menos lo estamos intentando.

Recopilatorio Molested y parte de la inspiración tras Borknagar

Me parece interesante que menciones Florida y la escena de death metal, ¿tienes alguna historia que puedas contarnos?

Hace ya bastantes años, creo recordar que era 1999, hicimos un tour por Estados Unidos con Emperor. Deberíamos haber tocado en Tampa pero, no recuerdo porque, al final tuvimos que cancelar el concierto y mucha gente estaba cabreada. Éramos probablemente uno de los primeros grupos de True Norwegian Black Metal que los visitaba y la gente estaba muy emocionada pero tuvimos que cancelar… algo pasó pero no recuerdo la razón exacta.

Se ve claramente en tu música todo lo que mencionas y los diferentes estilos que te influyeron, la música realmente te transporta.

La buena música tiene significado, es honesta y fiel con el creador, con el músico o el compositor, consiguen completar sus deseos de una manera u otra. Hay músicos que intentan forzar las cosas y crean música sin significado, cosas comerciales que pretenden tener significado y esos músicos no perduran; un día son muy famosos y al día siguiente desaparecen. Lo que intento hacer siendo el principal compositor en la banda es reflejar mi vida, hacerlo real y honesto, tanto las cosas buenas como las malas, desde lo más sencillo en la vida a lo más profundo y complicado, la tristeza; recordar siempre el pasado. Cuando estoy creando un nuevo disco quiero tener nuevo contenido, quiero que esté conectado temporalmente con lo que este pasando en mi vida y a mi alrededor. Básicamente todo lo que me gusta, mis intereses, lo que veo a mi alrededor, todo influye al mismo tiempo que creo nuevo material. Todo esto ayuda a darle otra dimensión a la música. Está claro que no somos los únicos haciendo esto, pero es muy importante para mi, eso no cabe duda. El proceso es mucho más lento pero sin duda lo prefiero a crear tan solo por tener más material y más álbumes que no tienen ningún significado. Es un árbol que crece lentamente, se hace más fuerte, más robusto, se mantiene firme más fácilmente que el árbol que crece muy alto de forma rápida.

Se ve como la música va cambiando a lo largo de los años y como el estilo de Borknagar es diferente de un álbum a otro. ¿Crees que tus fans y los seguidores fieles de la banda crecen con vosotros? O, por el contrario, ¿crees que resienten el cambio de estilo?

Hay un poco de todo, tenemos una base de fans enorme y reconozco muchos nombres que salen desde hace al menos veinte años, los conozco desde que yo era un niño básicamente y es increíble. También tenemos lo completamente opuesto, gente que opinan que el primer álbum es la hostia y que el resto son muy comerciales por lo que dicen que nos vendimos y cosas así. A fin de cuentas cada uno tiene su propia opinión, la música es muy subjetiva, cada uno que piense lo que quiera sobre mi música, yo me conformo con que le guste a alguien. En el nivel en el que nos encontramos, obviamente no somos Metallica ni mucho menos, tenemos muchos fans que opinan que el primer álbum es increíble y gente que tan solo les gustan los dos últimos, que nunca escucharon el primero y sinceramente eso es lo más bonito, cada persona es diferente, todos crecemos en situaciones diferentes y por eso no todos tenemos los mismos gustos y opiniones. No puedo esperar que todo el mundo me siga en mi proyecto toda la vida.

Supongo entonces que las críticas no te suelen afectar mucho.

Tener una buena crítica en un nuevo álbum es siempre algo increíble pero sinceramente con el paso de los años, tal vez suene un poco creído pero llevamos tantos años en este negocio, ya son once discos y muchos otros proyectos; tenemos tantas críticas buenas y malas que a estas alturas ya no me afectan realmente. Claro está, cuando recibimos el premio al mejor LP del mes es siempre un momento especial y lo agradecemos pero, si es una mala crítica, ¿qué se le va hacer? Cada uno tiene derecho a opinar. Los momentos más especiales es cuando es una historia personal. Me llegan cartas, mensajes o e-mails de gente que realmente lo pasa mal en la vida. Tengo alguna historia de amigos que intentaron suicidarse, me comentan como nuestra música y algunas canciones en particular los ayudaron en esos momentos tan difíciles, esos son los que más me inspiran, poder ayudar a otras personas. Los gruñones, esos que tan solo comentan para decir: «no me gusta tu música y la odio», es como… pues vale, la verdad es que no me importa, no hay nada que pueda hacer para remediarlo así que lo ignoro. Querer poder hacer lo que quiero hacer, ser dueño de mi música, nunca haría música como hip hop por ejemplo. La idea de que puedo hacer lo que quiera es a lo que aspiro. Con todas las limitaciones del mundo con mi música puedo ser completamente libre y es lo que más deseo. Ya soy mayor, llega un momento en el que después de tantos años puedo hacer lo que yo quiera, sin esas limitaciones.

Habiendo estado en la escena del black metal en sus orígenes y en su estado puro, en Noruega, ¿es realmente como los jóvenes de hoy en día se lo imaginan o es mas bien un mito?

No es la primera vez que me hacen esta pregunta, no sé que referencias tienes pero si has visto la película de Lords of Chaos he de decir que hicieron bastante buen trabajo, está grabada en la tienda de discos original, recuerdo como era y casi lo puedes oler en la televisión; los edificios usados en los ensayos, toda la escenografia esta muy bien, es básicamente como yo lo recuerdo. El casting ya es otra historia, horrible, realmente mal; por ejemplo a Euronymous lo conocía personalmente, tomamos más de un café, no era un amigo cercano pero si era conocido y era un miembro del Inner Circle. Sinceramente, no los veo bien representados en la película, en absoluto, ni parecido a como eran. Para mi no es la historia real porque no son las personas reales. Esa época fue un poco diferente, era tres o cuatro años más joven que el resto cuando todo empezó. La verdad que con 19 años todo eso significaba mucho, yo no era muy social sinceramente, solía estar en casa tocando música la mayoría del tiempo, no salía de fiesta con ellos. Lo que sí recuerdo son mis amigos cercanos, los chicos de Enslaved, Gorgoroth, Torch; estábamos todos en la misma zona, tocábamos en los mismos locales y salíamos por los bares y demás, era una escena increíble para crear. Ahí se cocía todo lo que era creativo, discutíamos ideas, llegamos a los límites, hablábamos de música y era un entorno creativo sin igual. La energía era increíblemente especial. Cuando Varg Vikernes comenzó a quemar iglesias eso atrajo mucho a la prensa y yo vivía en un pueblo pequeño. La gente me miraba como diciendo «¡cuidado que tiene el pelo largo y se viste de negro, es peligroso»¡ De verdad, ¡no lo era!

Ese fue el momento exacto en el que grandes discográficas empezaron a prestarnos atención, extraño pero increíble al mismo tiempo, los años de oro. A mi nunca me fue la violencia y lo de quemar las iglesias, sinceramente eso fue un poco distrayente, ayudo es verdad, pero yo estaba centrado en hacer música. Era un poco menos mítico de lo que la gente piensa, simplemente éramos jóvenes tocando música.

¿Estás contento con tu decisión de seguir más centrado en Borknagar o te gustaría haber continuado con tu proyecto Cronian?

No me arrepiento de ninguna de mis decisiones, para mi todo es ir hacia adelante y cuando una puerta se cierra se abre otra nueva. En mi opinión el arrepentimiento y el centrarse en el pasado es algo muy de la religión cristiana. No soy religioso, me centro en el presente y en el futuro, no merece la pena pensar en lo que podría haber sido. Estoy muy contento con mi vida, ha sido un camino largo pero estoy orgulloso, no creo que la gente se de cuenta de todo el trabajo que conlleva el trabajar en la música. Literalmente lágrimas, sudor y sangre para conseguir algo importante. No creo que sea suerte, es el trabajo duro y yo lo veo en muchos grupos que llevan muchos años en lo mismo, como Abbath, Enslaved, Gorgoroth, a los que yo conozco mejor. Se trabaja todos los días, no existen los domingos y es muy duro.

Sacasteis disco hace unos meses, «True North«, con la situación mundial actual. ¿Cómo os ha afectado? ¿Qué tal la recepción del disco?

Desde que sacamos el álbum solamente pudimos tener dos conciertos. Ahora mismo deberíamos de estar volviendo del tour por EE.UU. pero todo está pausado. Teníamos varios festivales en verano y un tour europeo en noviembre que esperemos sea posible. Invertimos mucho dinero en promocionar True North, en equipos y demás; el mundo entero está en pausa y con suerte esperamos poder hacerlo todo el año que viene.

La respuesta ha sido genial, muchas buenas reseñas en revistas, diez de diez y en general una maravilla. Pensar que trabajamos tan duro en este álbum y está teniendo tan buen recibimiento, que no poder promocionarlo lo hace todo un poco peor. Es lo que es y no podemos hacer nada mas que seguir trabajando duro para cuando llegue el momento de promocionarlo en directo, probablemente en 2021.

There are voices in the air,
there are voices in the air.
They always find me, yes they find me,
no matter where I go.

Eres el miembro original y creador de Borknagar. Cuando llega el momento de incluir nuevos miembros a la banda, ¿cómo haces para que ellos entiendan tu visión y se unan a ti formando parte del futuro de la banda?

Esa pregunta es muy interesante. Para mi la música es algo humano, lo que más me interesa es conectar con ellos personalmente, no me importa que instrumento tocan, quiero saber que significa la música para ellos, porque tienen esta vocación. Es muy importante que los otros miembros de la banda tenga la misma pasión por la música que yo, que estén dispuestos a sacrificar parte de su vida para poner sus prioridades en el futuro de la banda. Eso es algo muy personal para mi, tengo familia pero no tengo mucha vida social, casi en absoluto. Para mucha gente no es asi y la música para mi es lo primero; el sexo, drogas y el rock & roll son secundarios, primero viene el trabajo difícil, la música es lo primero siempre.

Los nuevos miembros de la banda, el nuevo guitarrista en este álbum, básicamente lo invité a mi estudio y hablamos y tocamos la guitarra durante horas. Intento también que los nuevos miembros aporten sus personalidades, son músicos con mucho talento y eso le da significado a la música, todos aportamos un poco de cada uno en el proceso de creación. Estamos todos muy balanceados, cada uno tenemos nuestro rol en la banda y funciona.

Hablando de nuevos miembros en la banda, desde el momento que Vintersorg dejó la banda en 2019, ICS Vortex tiene más presencia en las voces limpias y sucias, ¿tenéis pensado reclutar a un nuevo miembro para ocuparse de otros aspectos vocales?

Espero realmente que la constelación de miembros que tenemos ahora mismo se mantenga durante mucho tiempo, estamos muy contentos con cómo las cosas salieron con el último disco. Ya estamos planeando y hablando de un nuevo álbum. Todos evolucionamos y probablemente esa sea la razón por la cual «True North» es asi. No pretendo faltar al respeto a ninguno de los antiguos miembros de la banda, en absoluto, pero en este momento estamos en una muy buena posición, este disco y la producción es exactamente como queríamos que fuese. Tenemos muy buena química y comunicación, la atmósfera es igual, todos tenemos la misma misión y las mismas metas, deseamos las mismas cosas en el futuro de la banda. Estoy muy cómodo con esta situación en este momento y espero que se mantenga. Quien sabe, las cosas pueden cambiar y la vida puede hacer que pase cualquier desastre pero esperemos que esto dure, estoy muy contento.

Pienso que los artwork siempre son fieles a lo que musicalmente ofrece el disco al oyente. ¿Qué importancia tiene el arte tras el disco? ¿Te lleva mucho tiempo decidir o saber qué buscas?

Tenemos varios artistas que se encargaron de las carátulas a lo largo de los años pero las últimas cuatro son de un artista brasileño llamado Marcelo Vasco, que también ha hecho diseños para Slayer, Sepultura y muchas otras grandes bandas. Es un buen amigo y siempre suele hacer todos los gráficos y el diseño. Para este último álbum queríamos capturar algo más natural, alejarnos del photoshop y las imágenes creadas digitalmente. En «True North» queríamos recuperar un poco de la sensación etérea que se ve en nuestro debut, que era básicamente una foto de la naturaleza y esa era la idea, volver a la naturaleza y el verdadero significado de nuestra música. Manteniendo el espíritu de la banda, la sensación atmosférica y etérea de esa escena, la montaña, es un paisaje real, una fotografía de un lugar que se puede visitar. Por ejemplo en «The Olden Domain» fui yo mismo el que hizo todas las fotografías y luego amigos míos hicieron el diseño y el montaje. Siempre prestamos mucha atención en el uso del color y las capas que se ven en las imágenes, todo tiene un significado particular.

Para mi es extremadamente importante el diseño de las carátulas y las imágenes que se van a usar en cada álbum. Es de verdad muy complicado, lleva mucho tiempo decidir qué hacer. Después de un año creando la música y una vez terminado el mixing y el mastering, nos sentamos y pensamos: «bueno y ahora, ¿cómo lo llamamos?». Eso nos lleva muchísimo tiempo porque el nombre de un disco tiene que representar el espíritu de la música que está dentro, es muy difícil encapsular todas las ideas en un solo título. La carátula es una representación del mismo de manera visual y ninguno de nosotros somos artistas visuales, somos músicos pero tenemos mucha suerte de haber encontrado buenos artistas. Puedes ver que en «True North» creo que conseguimos alejarnos de lo fantástico e imaginario y nos centramos en la vida real y en la naturaleza, estamos muy contentos con el resultado final.

«True North» (2019), «Borknagar» (1996) y «The Olden Domain» (1997)

Realmente se ve la conexión del arte en «True North» con la música y el estilo del álbum, no cabe duda.

Si, la verdad que desde que era niño iba a casa de mi abuela en el pueblo y con el dinero que me daban iba a la tienda de discos a comprar LP’s. Lo primero y básicamente único que miraba era la carátula, si era fea no lo compraba, no me importaba si la música era increíble o no (risas).

¿Tienes alguna canción, o disco, que dirías que es tu favorita? Alguna canción que te guste tocar más que otras.

¡Uf! Tenemos 11 discos y es casi como preguntarme si tengo un hijo preferido (risas). Si que es cierto que a medida que pasan los años he de admitir que algunas canciones son más divertidas de tocar que otras, especialmente en los directos claro, mas que nada es por el público, la emoción y la energía que se siente. Por ejemplo con «Winter Thrice» cada vez que la tocamos la gente llora y canta con nosotros y eso es muy satisfactorio. Si te soy sincero para mi una vez que terminamos una canción y esta grabada, nunca mas la tocaría; prefiero crear cosas nuevas sin parar pero tenemos que tocar en directo y ver las reacciones. Si es una canción que cambia vidas, es increíble. Probablemente nuestro tercer álbum «The Archaic Course» sea mi preferido. Es mucho más personal y sinceramente el mejor sin duda. Esa es mi opinión personal, me encanta la atmósfera, no se la razón pero sospecho que es porque me recuerda a esa etapa de mi vida, me hace sentir cosas que no siento desde hace veinte años y supongo que ese era un momento muy feliz de mi vida.

En «True North» hay una canción en particular, «Wild Father’s Heart«, que es extremadamente personal, quizás demasiado íntima. Cuando empezamos a producir el álbum mi padre se puso muy enfermo y por desgracia murió, muy parecido a como los pacientes del coronavirus, fue horrible. Cuando volví a casa del hospital bajé a mi estudio y me puse a tocar la guitarra y eso se convirtió en esa canción. Mi padre era muy, muy tímido y de alguna manera con esta canción quiero recordarlo. En su memoria, por mis hijos y para mi mismo. Un tipo de eulogia, no lo suelo hacer porque es muy privado pero él se lo merecía y quise hacer una canción nostálgica y triste, aunque no era una persona triste en absoluto, era un hombre fuerte y lleno de energía. Era arquitecto, hacía cosas muy bonitas y en la canción quería representar su energía, su ansia de vida; de alguna manera creo que conseguí componer una canción que a la vez que es nostálgica termina siendo energética, que eleva el espíritu. Es muy, muy personal.

En este momento, ¿hay algún grupo o música en particular que disfrutes en tu tiempo libre?

Tengo un gusto muy ecléctico como te comenté, pero ahora mismo sí tengo un par de discos que escuchó mucho. El nuevo de Katatonia ¡es brillante! Me encanta, es uno de mis favoritos sin duda. Otro grupo que me gusta mucho son los suecos Hexvessel, un grupo prog rock que me encanta y también acaban de sacar nuevo material. Su música etéreo atmosférica tiene un estilo muy conectado a la naturaleza. Me gusta mucho el último LP de Yellow Booth, que es otro mundo completamente opuesto en cuanto a estilo musical, me encanta la intensidad de la música y el estilo bluegrass, la gente me mira raro cuando les digo que me gustan.

Tenemos muchas ganas de volver a hacer vida normal, nos mantenemos ocupados pero estamos como en el limbo, escribiendo música nueva. Tenemos ganas de continuar promocionando nuestro último trabajo, de hacer el tour europeo con Saor y Cân Bardd, que comienza en Noviembre si todo mejora.

Volviendo al pasado, ¿cuál era la idea de tu otro proyecto Cronian y que lo hacía distinto de Borknagar?

La verdad que yo me hago a mi mismo, mi personalidad es lo que me identifica como persona y básicamente Cronian es otra criatura diferente a Borknagar, otro ser completamente. Es un proyecto que comenzamos yo y Andreas “Vintersorg” en 2006 si mal no recuerdo. Hemos editado tres discos. Con ese proyecto mas que nada creamos música sin parar, si fuera por mí podria sacar discos nuevos cada tres meses. También nos pareció que Borknagar estaba creciendo y estaba ganando popularidad, sentíamos alguna que otra limitación y con Cronian queríamos la libertad de poder simplemente crear música, sin tener que dar directos y tener que planear cosas comerciales. Básicamente un proyecto con el que jugar y expresarse por el puro placer de hacer música y si a la gente le gusta bien, si no pues nada. Es un proyecto de los dos. No tenemos ninguna discográfica empujándonos a crear así que podemos hacerlo cuando queremos y si queremos. Si te soy sincero antes me preguntaste si tengo algun disco en particular que me guste más de mi carrera musical, he de decir que el último que hicimos de Cronian, «Erathems», está en mis top 3. Tiene un toque muy personal que estará conmigo el resto de mi vida.

Siguiendo con historias del pasado en vuestro álbum debut “Borknagar” todos los temas están escritos en vuestra lengua nativa pero a partir de entonces el resto de la discografía es en inglés, ¿tenéis pensado crear algún tema en el futuro que regrese a esa etapa?

Sinceramente el problema es que, aunque nuestro idioma es precioso, al menos para mi personalmente, es demasiado limitado; no hay suficientes palabras para expresar todos los sentimientos que queremos, me siento artísticamente claustrofóbico. Tenemos muchos fans que nos preguntan por esto, entiendo que haya gente que les gustaría que hicieramos versiones de los álbumes en noruego. Soy muy honesto, no voy a hacer un álbum en noruego únicamente porque los fans lo pidan, para mi es algo que no funcionaría.

Volviendo al presente y con la cuarentena, ¿cómo la estás pasando? ¿Creando nuevo material?

La verdad que me he pasado todo el tiempo encerrado en el estudio que tengo en casa, hago mucha investigación, leo y escribo antes de componer música, pero también he estado tocando mucho la guitarra y demás. Cuando era joven me diagnosticaron con algo llamado sinestesia, básicamente siempre que escucho música visualizo colores y formas, como por ejemplo con Pink Floyd veo formas por todas partes, es como si estuviera en un viaje de ácido. Cuando escribo y compongo música quiero que tenga unos colores y unas formas específicas para crear la atmósfera correcta, puedo echarme un mes estudiando y averiguando qué sonidos utilizar y una vez terminado ese paso, el escribir una canción me puede llevar tan solo un día. «Thunderous», la primera canción de nuevo disco, la escribí en un día y medio. Tener mi propio estudio ayuda sin duda. También estoy trabajando en varios proyectos secretos con algunos amigos de otras bandas, irán saliendo poco a poco a la luz. ¡Me mantengo bastante ocupado!

Tengo tantas cosas que hacer… trabajo lo máximo posible, no creo en la vida después de la muerte. Si quiero hacer cosas las tengo que hacer ahora que soy capaz, ya descansaré cuando sea viejo.

Muchísimas gracias por esta conversación/entrevista. Espero que todo esto pase pronto y podamos disfrutar de Borknagar en directo.

Eso ha sido lo más duro de la cuarentena, no poder continuar el tour. Volveremos con más energía que nunca. Tenemos alguna que otra sorpresa preparada para estas próximas semanas y seguimos trabajando en perfeccionar la música, esperemos que sea mejor que nunca… es muy gracioso, el otro día un vecino me comentó que cuando la cuarentena pase y volvamos a la normalidad, va a ser similar al sentimiento que la gente tenía después de la segunda guerra mundial, un día de completa libertad. Lo bueno de la posguerra, al menos aquí en Noruega, es que quizás podamos volver empezar de cero y hacerlo mejor. Las bandas y los fans, todo el mundo va a tener más energía y ganas que nunca, ¡va a ser increíble!

¡Nos vemos en diciembre en España! Un verdadero placer y gracias por tu tiempo.

Siempre nos tomamos unas cervezas después de los conciertos y nos gusta hablar con los fans, ¡nos gusta socializar un poco!

¡Los esperamos con muchas ganas! Tickets aquí.